Sprachen
Inhalt Wer? Über uns Termine Submissions Untermenü
« zurück

Facebook no es Franz Kafka

Alan Mills (2016)

Leider ist der Eintrag nur auf Europäisches Spanisch verfügbar. Der Inhalt wird unten in einer verfügbaren Sprache angezeigt. Klicken Sie auf den Link, um die aktuelle Sprache zu ändern.

Hace poco me compré un bolso estampado con esta frase: Facebook no es Franz Kafka.

Lo escogí por un impulso, sin ponerle mucha atención al mensaje, atraído por el diseño en sí. Confieso que fue hasta una semana después de la compra que se me vino encima la angustia de imaginar que el genio de Praga fuera quien escribe todos los posts de todos los millones de perfiles de Facebook, preso de una especie de compulsión demoníaca, o cumpliendo algún castigo supremo, eterno, cruel, absurdo, muy parecido a los que pueblan sus textos. La sola imagen resultaba tan inverosímil como tétrica y, si uno lo miraba despacio, era casi como condenar al pobre Franz al peor de los infiernos, de modo que qué bien, pensé aliviado, qué bueno que Facebook –con todo y su amasijo medio totalitario de algoritmos– no es Kafka.

No fue sino hasta que llevaba un mes usando el bolso como bolsa para ir al súper, que comencé a entender que la mentada frasecita escondía algo todavía más perturbador. Introduje una interpretación paranoica para el regalo que yo mismo me había hecho, y de un día para el otro empezó a parecerme que lo que el bolso me estaba diciendo —o lo que mi subconsciente me sugería a través de él—era que todo lo que se escribe en las redes sociales no era, en realidad, literatura.

Me sentí como un traidor. Yo que –junto a otros miles– había surgido de las entrañas de Internet, yo que me había transformado en un autor de literatura gracias a mis lectores en las redes sociales, ahora me estaba programando inconscientemente para reconvertirme en un escritor normalito, agradable para las castas que desean sostener el imperio absoluto del papel.

De pronto me puse a pensar en las hordas de nuevos autores que siguen inundando la Web como bárbaros entrando al imperio del código letrado, esas oleadas de forajidos que hackean, subvierten y desafían, ayudados por el fuego de la creación literaria, esas mismas plataformas que los consorcios usan para vigilar sus pensamientos.

El sentido práctico me hizo no deshacerme de mi bolso, tan útil en el mundo analógico de ir por las papas y los tomates, y entendí que la importancia de su mensaje era haberme hecho pensar que, si bien Kafka no es Facebook, sí que está en Facebook, y está por ahí no solamente porque su fan page representa de algún modo a su espíritu, sino también porque su amor tan puro por la escritura, por la literatura, sobrevive en tantos de nosotros, los siempre salvajes usuarios de las redes sociales.

Alan Mills
Berlín, 31 de julio de 2016

≡ Menü ≡
Startseite Inhalt
Termine Submissions
Autor_innen Übersetzer_innen Moderator_innen
Über uns Partner Galerie
Kontakt Blog Facebook
Festival 2016 Events Presse